Zure mundutik haratago. Mirarse el ombligo, concéntrense en él y díganme, qué más son capaces de ver a su alrededor.

Nada, efectivamente, a parte de algunos pelillos, no se puede ver nada más. Mirar mas allá de nuestro mundo es un ejercicio que deberiamos de probar aparcando un rato nuestro ego.
  • Tipo de proyecto: Ilustración
  • Año: 2015