Zure mundutik haratago. Mirarse el ombligo, concéntrense en él y díganme, qué más son capaces de ver a su alrededor.

Nada, efectivamente, a parte de algunos pelillos, no se puede ver nada más. Mirar mas allá de nuestro mundo es un ejercicio que deberiamos de probar aparcando un rato nuestro ego.
Compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn
  • Tipo de proyecto: Ilustración
  • Año: 2015